top of page

Faltas en el examen práctico de conducir: Todo lo que debes saber

En el examen práctico de conducción se pueden cometer errores, o faltas, que se clasifican en función de su gravedad. Obviamente, no queremos cometer ningún error, pero es interesante conocer los errores que no nos penalizan y los que sí.


En este artículo veremos las diferentes faltas en el examen práctico de conducir que se pueden cometer. ¡Empezamos!


Tipos de faltas en el examen práctico de conducir


A lo largo del examen práctico de conducir, los aspirantes pueden cometer diversos tipos de faltas, las cuales se clasifican en leves, deficientes y eliminadoras. Cada categoría representa un grado de importancia y riesgo para la conducción y la seguridad vial. A continuación, se detallan en qué consisten cada una de estas faltas.


Faltas leves en el examen práctico de conducir


Las faltas leves son aquellas que no suponen un obstáculo o un peligro significativo para la conducción. Aunque tienen menor repercusión, no deben ser descuidadas, ya que su suma puede dar lugar a la suspensión del examen práctico. Algunas de estas faltas incluyen:


  • No comprobar el estado general del vehículo antes de ponerse en marcha.

  • No ponerse el cinturón de seguridad.

  • Regular o colocar mal los espejos retrovisores.

  • No mirar los espejos retrovisores de forma correcta al realizar una incorporación.

  • Detenerse innecesariamente.

  • Tener una postura incorrecta o no sujetar bien el volante.

  • Estar inseguro al realizar las maniobras y no estar atento al tráfico.


Faltas deficientes en el examen práctico de conducir


Las faltas deficientes son aquellas que suponen un obstáculo para la conducción y pueden generar situaciones de riesgo. Estas faltas requieren una mayor atención, ya que su repetición o gravedad puede conllevar la no aptitud en el examen práctico.

Algunos ejemplos de faltas deficientes son:


  • Realizar una maniobra obstaculizando a peatones o vehículos.

  • Recorrer marcha atrás más distancia de la permitida.

  • Incorporarse invadiendo la zona de sentido contrario.

  • Realizar una parada obstaculizando.

  • Realizar una detención innecesaria o en un lugar inadecuado.

  • Sobrepasar un semáforo en luz amarilla fija.

  • Confusión de pedales.

  • Frenar bruscamente en curva o cambio de dirección.

  • Arrancar bruscamente.


Faltas eliminadoras en el examen práctico de conducir


Todas aquellas faltas que representan un peligro grave para la seguridad vial y la integridad de los conductores y usuarios de la vía son consideradas faltas eliminadoras. La comisión de alguna de estas faltas durante el examen conlleva la suspensión inmediata del mismo. Algunos ejemplos de faltas eliminadoras son:


  • No ponerse el cinturón de seguridad con el coche en marcha.

  • Rebasar la velocidad máxima en más de 30 km/h.

  • Invadir la zona de sentido contrario sin suficiente visibilidad.

  • Circular por sentido contrario.

  • No respetar un semáforo en rojo.

  • Realizar una parada creando una situación de peligro.

  • No respetar las señales de tráfico, indicaciones u órdenes.


Es crucial para los aspirantes conocer y evitar la comisión de estas faltas, ya que su acumulación puede influir en la obtención o no del permiso de conducir.

Mantener una actitud responsable y cumplir con las normas establecidas por la Dirección General de Tráfico es fundamental para garantizar una conducción segura y responsable.


Criterios de calificación y consecuencias de las faltas


Requisitos para obtener el permiso de conducir


Para obtener el permiso de conducir, es necesario cumplir ciertos requisitos establecidos por la Dirección General de Tráfico (DGT) en España.


Estos requisitos incluyen tener la edad mínima legal para cada tipo de permiso, contar con la documentación requerida, superar las pruebas teóricas y prácticas, así como estar en buenas condiciones físicas y mentales para conducir. Es fundamental realizar la formación en una autoescuela autorizada y aprobar tanto el examen teórico como el práctico.


Consecuencias de las faltas en el examen práctico


Durante el examen práctico de conducir, es importante evitar cometer faltas, ya que estas pueden tener consecuencias negativas. El criterio de calificación de las faltas sigue una clasificación que distingue entre faltas leves, deficientes y eliminadoras.


Dependiendo del número y tipo de faltas cometidas, se puede determinar si se aprueba o se suspende el examen.


Normas establecidas por la Dirección General de Tráfico


La Dirección General de Tráfico en España establece las normas que rigen el examen práctico de conducir. Estas normas son aplicadas por los examinadores y tienen como objetivo garantizar la seguridad en la vía. Es fundamental conocer y respetar estas normas durante el examen para evitar cometer faltas y obtener el permiso de conducir.


Situaciones y maniobras evaluadas durante el examen práctico


En el examen práctico de conducir se evalúan diversas situaciones y maniobras que ponen a prueba las habilidades del conductor. A continuación, se detallan las principales situaciones y maniobras que son evaluadas:


Giros, stop y ceda el paso


Durante el examen, se evalúa la capacidad del conductor para realizar giros correctamente, respetar las señales de stop y ceder el paso adecuadamente. Es importante demostrar conocimiento y aplicación de las normas de tráfico en estas situaciones.


Estacionamientos y paradas


El examinador evaluará la capacidad del conductor para estacionar el vehículo de forma adecuada, tanto en línea como en batería. Además, se evaluará la capacidad de realizar paradas correctamente, respetando la señalización y evitando obstaculizar la circulación.


Conducción en autovía y túneles


Durante el examen, se evaluará la habilidad del conductor para circular adecuadamente por vías rápidas, como las autovías. Esto incluye el cambio de carril, mantener una velocidad adecuada y utilizar los espejos retrovisores de forma correcta.


Además, se evaluará la conducción en túneles, asegurando su correcto uso y respetando la señalización específica.


Adelantamientos y cambios de sentido


El evaluador también analizará la capacidad del conductor para realizar adelantamientos de forma segura y respetando las normas de tráfico. Además, se evaluará la habilidad del conductor para realizar cambios de sentido, como las maniobras de media vuelta, asegurando un correcto uso de los intermitentes y respetando la señalización correspondiente.


Uso de señales, semáforos y marcas viales


El conocimiento y aplicación de las señales de tráfico, semáforos y marcas viales es fundamental durante el examen práctico. El conductor debe demostrar la capacidad de interpretarlos correctamente y actuar en consecuencia, respetando las normas establecidas.

Todas estas situaciones y maniobras son evaluadas de forma individual y contribuyen a la calificación final del examen práctico de conducir. Es importante mantener la calma, conducir de forma segura y mostrar un buen dominio de las habilidades necesarias para superar el examen satisfactoriamente.


Aspectos relacionados con el manejo del vehículo y la seguridad


Uso del volante, cambio de marchas y embrague


El manejo adecuado del volante, el cambio de marchas y el embrague es fundamental para una conducción segura y eficiente.


Al tomar el volante, es importante sujetarlo correctamente con las manos en la posición de las “diez y diez” o “nueve y quince” para tener un mejor control del vehículo. Al cambiar de marchas, es necesario utilizar el embrague de forma suave y coordinada con los movimientos del acelerador.


Esto permite un cambio de marchas fluido sin brusquedad ni ruidos excesivos que puedan dañar la caja de cambios.


Utilización de luces, mandos y accesorios del vehículo


El correcto uso de las luces, mandos y accesorios del vehículo es esencial tanto para nuestra seguridad como para la de los demás conductores.


Es imprescindible conocer el funcionamiento y la ubicación de todos los mandos, como los intermitentes, luces de cruce, luces de posición y luces de emergencia, para poder utilizarlos de manera adecuada en cualquier situación.


Además, es importante realizar las comprobaciones pertinentes antes de iniciar la conducción, como asegurarse de que todas las luces estén en buen estado y correctamente encendidas, y ajustar los espejos retrovisores para tener una buena visibilidad.


Importancia de la postura y sujeción adecuada


Al sentarnos, debemos ajustar el asiento de manera que podamos acceder correctamente a los pedales y tener una buena visibilidad de los espejos retrovisores y la carretera.


Además, es importante asegurarse de mantener una postura erguida y relajada, evitando encorvarse o estirarse demasiado. Asimismo, debemos afianzar el cuerpo correctamente al asiento, utilizando el reposacabezas y ajustando el cinturón de seguridad de forma adecuada, para reducir el riesgo de lesiones en caso de accidente.


Maniobra de estacionar marcha atrás


La maniobra de estacionar marcha atrás es una de las habilidades fundamentales que se evalúan durante el examen práctico de conducir.


Realizar esta maniobra de manera correcta es crucial para obtener el permiso de conducir, ya que no solo demuestra destreza al manejar el vehículo, sino que también garantiza una mayor visibilidad de la vía y evita tener que realizar una marcha atrás al salir del estacionamiento.


Importancia de la maniobra de estacionar marcha atrás


La maniobra de estacionar marcha atrás es esencial en la conducción, ya que permite al conductor aparcar correctamente en espacios reducidos y maniobrar con precisión en situaciones donde no es posible realizar un giro convencional.


Al dominar esta técnica, se mejora la capacidad de adaptarse a diferentes escenarios de aparcamiento y se minimiza el riesgo de colisiones o daños al vehículo y a otros objetos.


Beneficios de realizar correctamente esta maniobra


Realizar correctamente la maniobra de estacionar marcha atrás trae consigo varios beneficios. En primer lugar, se garantiza una mayor seguridad tanto para el conductor como para los peatones y otros conductores, ya que se evitan maniobras bruscas o peligrosas.


Además, aparcar correctamente contribuye a mantener el flujo de tráfico fluido y evita obstrucciones innecesarias en la vía. Por último, una correcta ejecución de esta maniobra también refleja una buena capacidad de control del vehículo y una actitud responsable hacia la conducción.


Preguntas frecuentes sobre las faltas en el examen práctico


¿Cuántas faltas se pueden cometer antes de suspender el examen?


Según las normas establecidas por la Dirección General de Tráfico, para obtener el permiso de conducir, se permite cometer un máximo de dos faltas deficientes, una falta deficiente y hasta cinco faltas leves, o diez faltas leves. Sin embargo, es importante recordar que una falta eliminadora resulta en la suspensión inmediata del examen


¿Cuáles son las faltas más graves y eliminadoras?


Las faltas eliminadoras son las más graves y llevan a la suspensión inmediata del examen. Algunos ejemplos de estas faltas son no ponerse el cinturón de seguridad con el coche en marcha, rebasar la velocidad máxima en más de 30 km/h, invadir la zona de sentido contrario sin suficiente visibilidad, circular por sentido contrario, no respetar un semáforo en rojo, realizar una parada creando una situación de peligro y no respetar las señales de tráfico, indicaciones u órdenes.


¿Qué sucede si se cometen faltas deficientes y leves?


Si se cometen faltas deficientes y leves, no se suspende automáticamente el examen. Sin embargo, es importante tener en cuenta que cada falta deficiente suma puntos negativos y la suma de estos puntos puede llevar a la suspensión del examen si se excede el límite establecido.


¿Cuáles son las consecuencias de una falta eliminadora?


Una falta eliminadora resulta en la suspensión inmediata del examen y no se permite continuar con la evaluación. Es importante tener presente que una vez cometida una falta eliminadora, se deberá volver a solicitar una nueva fecha para realizar el examen práctico de conducir.

Commenti


bottom of page