top of page

En temporada de lluvias evita el aquaplaning

En temporada de lluvias evita el aquaplaning. Te contamos cómo. En abril, aguas mil. Y ante aguas mil, mil posibilidades de enfrentarnos a uno de los mayores problemas que pueden surgir al conducir con asfalto mojado. En temporada de lluvias evita el aquaplaning. Te contamos cómo.

Aquaplaning: cómo evitarlo

Aquaplaning es el fenómeno que tiene lugar en el momento en el que las ruedas del automóvil no se adhieren a una carretera mojada a causa de la lluvia. Al originarse una cuña de agua entre el neumático y la superficie del asfalto, el neumático pierde contacto con la vía y el vehículo no responde al volante.

Existen dos factores detrás del aquaplaning: el grosor de la película de agua sobre la que se circula (cuanto más grosor, más probabilidad de que se pierda el control del automóvil), y la velocidad a la que se desplaza el vehículo (cuanto más rápido, mayor será el riesgo de sufrir aquaplaning).

Por tanto, se trata de un fenómeno muy peligroso para la seguridad en la conducción. Para evitarlo, toma nota de estos consejos:

  • Reduce la velocidad a la que circules con tu coche en el momento en el que el vehículo se aproxime a un charco.

  • Comprueba de forma periódica el estado de los neumáticos y su presión. Y es que si la presión de los neumáticos es un 30% inferior a la recomendada, se incrementa de forma importante la posibilidad de sufrir aquaplaning.

  • No conduzcas con los neumáticos gastados. Este es un consejo no es sólo para evitar el aquaplaning, sino para una conducción habitual. El dibujo de las ruedas tiene una gran importancia, ya que cuanto mayor sea su profundidad, también mayor será la cantidad de agua que pueda evacuar y menor la probabilidad de enfrentarnos al aquaplaning.

Pasos a seguir si sufres aquaplaning

Si a pesar de todo, en un momento dado te enfrentas a una situación de aquaplaning sigue estos pasos:

  • Intenta mantener la tranquilidad para afrontar la situación y recuperar el control del vehículo lo antes posible.

  • Si el aquaplanning tiene lugar en una recta debes mantener el volante quieto y firme, mientras sueltas de forma suave el acelerador. En el momento en el que el coche reduzca su velocidad conseguirás recuperar el control.

  • Si, por contra, el aquaplaning tiene lugar en una curva, lo que tienes que hacer es girar el volante lo justo para conseguir trazar la curva, pero sin hacerlo bruscamente. Además, como en el caso anterior, debes levantar progresivamente el pie del acelerador.

  • Un factor fundamental en todo caso es el de no frenar. Una vez en el interior del charco no hay que pisar nunca el freno, puesto que es algo que podría bloquear las ruedas y hacernos perder definitivamente el control del vehículo.

Por lo tanto, si conduces bajo lluvia extrema la precaución para evitar sufrir aquaplaning. Y recuerda que ante situaciones climatológicas adversas hay que dejar la suficiente distancia de seguridad para que podamos reaccionar sin peligro ante cualquier imprevisto. Circula también siempre a la velocidad establecida y descansa con mayor frecuencia para que puedas mantener en todo momento la atención al volante.

Comments


bottom of page